Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Los Dos Peligros

Hay dos maneras por las cuales el diablo usa a los seguidores de las sectas para derrotar a los creyentes. La primera de ellas es intentar convencerlos de aceptar sus falsas doctrinas. La segunda es estimularles el orgullo después de ganar un debate.

El peligro del creyente aceptar una falsa enseñanza ante la argumentación del seguidor de una secta es muy grande, principalmente en estos días en que la mayoría de los cristianos generalmente, debido al deficiente trabajo de los pastores, casi nada saben sobre la Sana Doctrina.

Sin embargo, el peligro de tener placer en confundir a la persona con quien discutimos, o el peligro de deleitarse con la idea de que ganamos en la discusión con el hereje que golpeó en nuestra puerta, en fin, el peligro de, tras un debate doctrinal en el que hemos tenido éxito, tener nuestro orgullo estimulado, es un peligro mucho mayor. Y Satanás muchas veces usa a los seguidores de las sectas no para convencernos de sus doctrinas mentirosas, sino para convencernos de nuestra supuesta superioridad y perspicacia.

Los creyentes muchas veces se rodean de precauciones contra el primer peligro, el peligro de ser llevados por la mentira. Sin embargo, pocas veces perciben el segundo, el de ser tomados por el orgullo.

Satanás no es tonto. Él es extremamente sagaz y conoce la naturaleza humana. Cuando coloca al seguidor de una secta en nuestro camino ni siempre tiene el propósito de desviarnos de la verdad. A veces quiere desviarnos de la humildad. Por lo tanto, estemos siempre alertas y conservemos la doctrina bíblica, con temor y tremor, en un corazón manso y humilde (2Tm 2.24-26; 1P 3.15-16).

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.