Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

La Historia de Joaquín

Joaquín era más un nordestino que había venido a Sao Paulo, movido por el sueño de una vida mejor. Al llegar aquí, infelizmente, vio las cosas empeorar. Comenzó a beber, beber, beber... Tenía que ahogar la frustración de alguna manera. Pasó el tiempo y se convirtió en un mendigo. Quien pasaba por el Parque Don Pedro podía verlo hurgando en la basura en busca de sobras de comida.

Joaquim llegó al extremo en el vicio de la bebida. Hubo un tiempo en que el alcohol no le satisfacía más y él comenzó ¡a beber querosene! ¡Cuánta miseria! No había esperanza de recuperación para Joaquín.

Cierto día, un creyente piadoso, pasando por la calle, se compadeció de él: le habló amablemente, le llevó a su casa, le dio un baño con manguera y trapo y le cambió la ropa. Joaquín fue llevado a la iglesia donde escuchó de la salvación que Cristo da. Él creyó, se convirtió en un hombre nuevo, consiguió un empleo, se casó, construyó una casa y su sueño ahora es adoptar a un niño.

Joaquín no es una fábula cristiana. No es una de aquellas ilustraciones que parecen extraídas de los cuentos de hadas. Él es mi amigo. Fui su pastor durante algunos años. Tomé café junto con él y su esposa en su hermosa casa amarilla que, por cierto, queda muy cerca al barrio donde vivo.

La historia que narré muestra sólo un poco de lo que Cristo hace en la vida de quien le pertenece. Sirve para fortalecer nuestra certeza que "si alguien está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas". (2Co 5.17).

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.