Quarta, 23 de Setembro de 2020
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

No se Preocupe

Ricardo dejó su hogar para nunca más volver. Dejó atrás a su madre viuda y a su  joven hermana. Fue al sur del país. Allí, se sumergió en la bebida y vagó sin rumbo hasta que escuchó el Evangelio, aceptó a Cristo, regresó a casa y evangelizó a su madre.

Ella se convirtió, y ambos comenzaron a frecuentar la iglesia en la que yo trabajaba en esa época.

 

Un día fui a hacer una llamada en un teléfono público y de donde yo estaba pude ver a Ricardo dentro de un restaurante. Estaba solo, con una lata de cerveza en la mano. Quedé preocupado. "Ese joven ya tuvo problemas con la bebida", pensé, "si empieza de nuevo será difícil". Sin embargo, en vez de, como hermano, ir a buscarlo, decidí que sería más cómodo no preocuparse. Después de todo era sólo una cervecita y yo no quería avergonzarlo ni crear problemas con nadie.

 

El tiempo pasó y fui a trabajar en otra iglesia. No vi más a Ricardo ni tuve más noticias de él, hasta que un día encontré a su madre. Habían pasado más de dos años y ella comenzó a contar las novedades. "Por favor, Pr. Marcos, ore por Ricardo", me dijo, "él está bebiendo mucho; llega a casa de madrugada, siempre borracho; pasa las noches en salas de juegos y ya no sé qué más hacer..." Guardé silencio. Me faltó coraje para decirle que su hijo estaba en esa situación en parte por mi culpa.

 

Yo había dejado de hacer lo que, como creyente, era mi deber; elegí el camino más fácil, sin complicaciones y que me dejaba tener la simpatía de todo el mundo. Sí, ¡gran parte de la culpa era mía, mía, mía!

 

Hoy hay un joven sufriendo bajo el yugo de la bebida. Hoy hay una madre pasando noches en vela, llorando, suplicando, enfermando. Hoy hay un pastor pasando un tiempo precioso en la difícil recuperación de un joven que podría haber abandonado la bebida rápidamente si acaso yo hubiese salido del teléfono he ido en su dirección para instarle con amor.

 

¿Cuál será el final de la historia de Ricardo? No sé. También ahora ya no hay nada que yo pueda hacer. Es demasiado tarde. No se preocupe.

 

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.