Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

La Peste Negra y la Mundanería

Las víctimas fatales del virus A (H1N1), causante de la gripe conocida popularmente como "porcina", son motivo de gran preocupación entre los brasileños. El hecho de esta enfermedad ya haber matado a miles de personas alrededor del mundo hizo con que fuese considerada uno de los mayores peligros en nuestros días.

Sin embargo, esta temida gripe ni siquiera llegó próxima a los daños causados por la "peste negra" en el siglo 14. Más de 50 millones de personas sucumbieron ante la enfermedad también conocida como "peste bubónica".

La diferencia entre la gripe A y la peste negra no es sólo el recuento final de los muertos. El peligro que ofrecen hoy en día también es diferente: mientras que el tratamiento de la gripe A ha sido difícil y, a veces, ineficaz, la peste negra es tratada fácilmente por medio de antibióticos simples y baratos. Incluso donde todavía existe, no produce un gran número de víctimas.

De hecho, la mortandad causada por la peste negra en el pasado fue debido al limitado conocimiento médico de la época y a la ineficacia de los remedios que la humanidad poseía. Hoy, la peste negra nunca sería una "pandemia".

La mundanería actúa del mismo modo. No es imposible de ser evitada. Lo que causa el desvío de los creyentes y el pecado es la falta de preparación de los creyentes para combatirla. El autor de Hebreos dice que sus lectores deberían haber crecido espiritualmente, pero eso no sucedió (Hb 5.12-14). Ellos no tuvieron "sus facultades ejercitadas para discernir no sólo el bien, sino también el mal" (v.14).

El estudio bíblico y la comunión de los santos son fundamentales para tornar los siervos de Dios preparados para enfrentar el pecado y los ataques de los enemigos del Señor. Que esa sea nuestra vacuna y tratamiento contra la mundanería (1Tm 4.13). De lo contrario, puede haber una nueva pandemia. Una pandemia de "apostasía".

Pr. Thomas Tronco

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.