Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Caballos de Troya

La historia del caballo de Troya es bien conocida. En la guerra entre los griegos y los troyanos (siglo XII a. C.), tras diez años de asedio, los griegos concluyeron que sólo podrían entrar en la ciudad del rey Príamo mediante una estratagema. Entonces, construyeron un gran caballo de madera, lo dejaron cerca de las puertas de Troya y fingieron retirarse en sus navíos. Los troyanos trajeron el "presente" hacia dentro de su ciudad sin saber que en el interior del gran caballo estaba escondido un grupo de soldados enemigos. Por la noche, aquellos soldados salieron del escondite, abrieron las puertas de la ciudad y Troya fue invadida y totalmente destruida.

Aunque la existencia de Troya no sea más puesta en duda (sus ruinas fueron descubiertas en 1870 por el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann), no se sabe si su destrucción aconteció exactamente así. Sea como fuere, la "leyenda" del caballo de Troya tiene un gran valor ilustrativo.

De hecho, es a menudo de manera amigable y aparentemente benigna que los mayores enemigos de los creyentes entran en sus vidas, en sus hogares y en sus iglesias. Ellos son "extranjeros" y muchas veces no lo niegan. Afirman claramente que no son creyentes, no disfrutando de la ciudadanía celestial. Sin embargo, se presentan como amigos simpáticos, "buena gente", sobre quienes muchas veces decimos que "son mejores que muchos creyentes". Entonces entran en nuestra vida. Les damos espacio y, en un momento dado, cuando ya es demasiado tarde, descubrimos que fueron la causa de nuestra caída en la vida cristiana y ruina espiritual.

Por lo tanto, cuidado con los caballos de Troya que son puestos delante de usted y nunca abra las puertas de su vida para los griegos de este mundo (1Cor 6.14-18). Así como Troya, su historia puede tener un final muy malo.

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.