Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Hondas y Tanques de Guerra

Cierta vez, un creyente amigo mío recibió amenazas de un hechicero que intentaba intimidarlo con promesas de plagas y maldiciones. Mi amigo lo tomó como algo divertido y aún hoy cuenta la historia sonriendo.

De hecho, las amenazas que los creyentes reciben de hechiceros ¡son muy divertidas! El creyente es habitado por el Espíritu Santo (1Cor 6.19); quien le protege es el Dios del universo (Sal 23.4; 27.1; Rm 8.31); los ángeles valerosos en poder (Sal 103.20) son sus guardaespaldas (Sal 34.7; Hb 1.14); y él pertenece a la Iglesia de Cristo, contra la cual las puertas del infierno jamás prevalecerán (Mt 16.18).

Así, al ser amenazados por un hechicero, el creyente se asemeja al soldado dentro de un tanque de guerra, recibiendo amenazas de un niño con una honda en la mano. Ante amenazas así el creyente sólo tiene que reír. Después de todo, ¿cómo podrían los demonitos invocados por un hijo del diablo, tocar sin permiso en aquél que es propiedad exclusiva del Dios Omnipotente, delante de quien hasta los grandes demonios estremecen? (Ef 1.19-21; Col 2.15; Stg 2.19).

Debemos recordar siempre que los poderes demoníacos son nada delante del poder del verdadero Dios. Además, debemos recordar también que incluso el poder limitado de los demonios sólo puede ser ejercido si Dios quisiera que así sea (Jb 1.12; 1Sm 16.14-15; 1Rs 22.20-23; Lc 22.31; 2Co 12.7-9).

Todas estas lecciones deben servir para llamar la atención de aquellos creyentes miedosos que, incluso dentro de tanques de guerra, no duermen por la noche, preocupados con las piedritas lanzadas por niños mal educados.

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.