Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Una certeza inolvidable (2Tm 4.8)

Durante muchos años, fue miembro de nuestra iglesia un hermano llamado Henos Thomas. Él murió en agosto de 2003, con edad bastante avanzada y salud muy debilitada.

Fue triste acompañar su difícil jornada desde las primeras internaciones hasta el día de su muerte, viendo cómo la enfermedad, poco a poco, lo consumía.

Fue también con un nudo en la garganta que realicé su culto funerario, junto con sus familiares y algunos hermanos de la iglesia, recordando su amistad, simpatía y firmeza en la fe.

Algo, sin embargo, en esos últimos capítulos de la historia del hermano Henos, llamó mi atención y me dejó contento. Fue en una visita que le hice cuando estaba internado en un hogar de ancianos. Fui a verlo acompañado del hermano Kinw y ambos quedamos perplejos al darnos cuenta del estado en que él se encontraba.

Henos estaba extendido en una silla, solito, en la esquina de una gran sala. Nos acercamos y comenzamos a hablar con él. Le pregunté si sabía quién era yo, cuántos hijos él tenía y cómo estaba su esposa. No recordaba nada. Entonces, le pregunté si él era creyente. Inmediatamente se irguió en la silla, fijó su mirada en mí y dijo: “¡Sí, soy creyente!” Percibiendo esa nueva vivacidad, continué: “¿Si usted muriese ahora, para dónde iría su alma?” Respondió sin vacilar: “Al cielo”.

Hay cosas que nada ni nadie, en este mundo, nos pueden quitar. La enfermedad hizo con que nuestro hermano olvidase su esposa, sus hijos y su pastor, pero no pudo borrar de su corazón la certeza más importante que alguien puede tener: la certeza de la salvación.

¿Y usted, ya posee esta certeza inolvidable?

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.