Sábado, 19 de Outubro de 2019
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

Gusanos Exigentes

Hay ciertas prácticas impartidas por los falsos maestros "cristianos" de la actualidad que dejan asustados incluso a los incrédulos. Una de ellas, con la cual ningún creyente de décadas pasadas nunca soñó, ni aun en sus pesadillas más aterradoras, se trata del hábito de exigir cosas de Dios, alegando supuestos derechos ante él y dándole órdenes.

Esta enseñanza se ha extendido como una plaga entre el pueblo evangélico, a pesar de no haber en las Escrituras ni siquiera una coma que le sirva de apoyo.

Vi en la televisión el anuncio de un libro escrito por uno de estos pastorecos de la mentira, cuyo título sugería que tenemos el derecho a recibir bendiciones. Ya oí oraciones en las que el "pastor" exclamaba berreando: “¡Yo no acepto esta enfermedad!”. Eso sin mencionar los casos en que las personas abiertamente dan órdenes directas a Dios y afirman explícitamente que él tiene la obligación de bendecirles.

 

En la raíz de esta enseñanza satánica hay un problema aún mayor: las personas no saben quién es Dios y no saben quiénes son ellas mismas. Ellas no tienen ninguna noción de la grandeza, la majestad, la soberanía, la perfección y la gloria de Dios. Y también no están conscientes de su propia miseria, pequeñez, dependencia, debilidad, pecaminosidad e insignificancia.

 

Es debido a esta inmensa ignorancia que actúan de esa manera tan absurda. Son como gusanos que se arrastran hasta el trono de un gran rey y mandan asentando el pie (¿qué pie?), dictando lo que él debe hacer. ¡¿Cuán distante esa doctrina diabólica está de la enseñanza bíblica?!

 

En la Palabra aprendemos que Dios hace sabiamente lo que bien le place (Job 1.20-21; 2.10; Is 45.7; Lm 3.38-39) y que a nosotros nos compete tan sólo suplicar, pedir y esperar humildemente su respuesta (Mt 6.10; 2Co 12.7-10), dando gracias por ella al final, sea o no agradable a nuestros ojos (Fl 4.6; 1Ts 5.18).

 

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.