Quarta, 05 de Agosto de 2020
   
Tamanho do Texto

Pesquisar

El Personaje Central en el Culto Cristiano

El último día 21 fue mi cumpleaños. Completé 45 años de vida, once de ellos como pastor de esta iglesia. Muy cariñosamente, el domingo pasado, poco después del culto, los hermanos me hicieron una sorpresa, con derecho a torta, tarjeta y regalo. Quedé muy sensibilizado. Realmente no lo esperaba. Por cierto, quiero aprovechar el espacio aquí para dar las gracias.

Generalmente, en fechas como mi cumpleaños o el Día del Pastor, el Día de la Madre y el Día del Padre, las personas me preguntan por qué nuestra iglesia no hace cultos conmemorativos. Después de todo, es común en el medio bautista la realización de "cultos de gratitud a Dios" por la vida de fulano o zutano.

Nuestra respuesta es muy sencilla. Todo lo que hacemos en la iglesia debe tener una base teológica. Cualquier detalle de lo que es realizado aquí necesita un fundamento doctrinario que lo justifique. Eso incluye el culto como un todo y cada uno de los elementos que lo componen.

 

En vista de ello, recordamos que existe una "teología del culto" y uno de los principios fundamentales de ella es que, durante la adoración (culto), sólo el Dios Trino debe ser enaltecido y honrado; solamente los atributos y hechos de Él deben ser destacados, promoviendo la admiración y devoción de todos (Isaías 63.7).

 

Por lo tanto, ningún pedacito del lugar de Dios en el culto puede ser cedido para exaltar a quien quiera que sea. La aclamación cultual es una prerrogativa exclusiva del Señor y nadie puede tocarla, bajo riesgo de transformar la adoración cristiana en un verdadero culto a la personalidad.

 

Está claro que no es malo homenajear a las personas. Sin embargo, esto nunca debe hacerse durante el culto, porque, a la luz de la experiencia, estos homenajes deforman la verdadera adoración, desviando los ojos de las personas y haciéndolas dirigir sus aplausos para el palco de los hombres y no para el trono de Dios.

 

De esta manera, agradezco los homenajes del domingo pasado, pero sobre todo agradezco a Dios por haber dado a los hermanos la percepción doctrinaria para no celebrar un año más de este pobre pecador durante el culto debido solamente al Supremo Pastor.

 

Pr. Marcos Granconato
Soli Deo gloria

Este site é melhor visualizado em Mozilla Firefox, Google Chrome ou Opera.
© Copyright 2009, todos os direitos reservados.
Igreja Batista Redenção.